Identidad Caribe

¿Con qué criterio Andrés Beleño y José Felix Ariza llegaron a la final de piquería en Valledupar?

¿Con qué criterio Andrés Beleño y José Felix Ariza llegaron a la final de piquería en Valledupar?

¿Con qué criterio Andrés Beleño y José Felix Ariza llegaron a la final de piquería en Valledupar?

Quiero empezar recordando algo que viví en carne propia en el Festival Bogotá Vallenata en el año 2.000 que se realizaba en el antiguo Parque El Salitre de la Capital de la República, ese día la piquería que fue aplazada la noche anterior porque no habían llegado ‘los duros’ del Valle, los cuales llegaron en la mañana siguiente dando inicio por fin al concurso de la piquería, muy temprano por cierto, a las 9 de la mañana.

Me tocó enfrentar a mi hermano, amigo, colega, compañero y contemporáneo en el verso William Felizola, a quien tuve la dicha de deslucir en la tarima por varios factores, uno de ellos, es que yo estaba vigente en la piquería y el otro factor, es que el bus en que llegaron del Valle, acababa de llegar a Bogotá y obviamente Felizola estaba frío, trajín del viaje y no dio para versear, creo que no había alcanzado a tomarse un trago para calentar su garganta.

Mi amigo el guacharaquero Lucho Suárez que también llegó en ese bus se me acercó y me dijo: “Armesto la tienes fácil, acabas de desplumar a un grande”.

Estaba haciendo cuentas alegres cuando se me acercó mi otro hermano de música que aprecio mucho y era organizador del Festival, mi compadre Jorge Naín Ruíz Ditta, diciéndome esto: “Compadrito le diste duro a Felizola, pero vamos a repetir la piquería porque ese man es rey del Valle y debe estar en la final para garantizar el espectáculo”.

Después que se tomó su ‘Vivecien’ se puso imparable porque él es bueno, y si mal no estoy, quedó de rey o de segundo en ese festival y yo entre los 6, me tocó la final con Edgar ‘el monito’ Arzuaga, todavía tengo dudas que ese tercer puesto que se ganó ‘el monito’, era mío.

Hice este recuento para dar una idea de lo que pasa en casi todos los festivales vallenatos, donde muchos jurados no saben de un dicho muy popular que dice: “los médicos también se mueren” y que los afamados verseadores, también mueren en sus contiendas repentistas.

Tal es el caso que pasó este año en Valledupar, cuya constancia, dejo al final un video por cortesía de Julio Cassette, haciendo referencia al título de esta opinión muy personal en la que todavía me sigo preguntando: ¿Con qué criterio Andrés Beleño y José Felix Ariza llegaron a la final de piquería en Valledupar?

Si bien es cierto que el jurado puso como palabras obligadas los nombres de los maestros Rafael Escalona y Leandro Díaz, menos cierto es, que a los dos verseadores les faltó inteligencia literaria para ‘defender’ a sus ahijados por llamar de alguna manera a Escalona y a Díaz, en vez de haber caído al irrespeto, no solo de la memoria de los dos fallecidos compositores de nuestro folclor, sino de sus propias obras musicales con que engrandecieron nuestra música vernácula.

No exaltaron la memoria artística, sino que los maltrataron con sus versos, motivos suficientes para restarles puntos a los dos repentistas, ya que la mejor manera de defender en esa modalidad a Rafael Escalona y a Leandro Díaz, era elogiarlos por sus obras y aportes, en vez de pisotearlos con sus versos olvidando que se trataba de un homenaje para los dos y no una oportunidad para agraviarlos como se hizo.

Mirando la construcción de los versos en cuatro palabras, pues reunieron la condición como tal, los amarraron bien, y es criterio del jurado desconocer que los reglamentos de los festivales prohíben deshonrar a las personas como en ese caso se hizo.

Pero la tapa de todo esto fueron las décimas por el lado de Andrés Beleño, no le pegó a una sola, la primera arrancó con una ‘décima’ de 12 palabras y no de 10 como decimos en el argot popular.

José Felix Ariza en las décimas estuvo dentro del reglamento y si obviamos la observación que hice en el tema de palabras obligadas en cuanto a los maestros Rafael Escalona y Leandro Díaz, pues hizo los méritos para pasar a la ronda final, además que sus décimas estuvieron claras, pero Andrés Beleño no. Las décimas de Beleño fueron más feas que un brazo que se atraviesa al final del video que dejo como referencia.

Eso no solo fue una falta de respeto con los verseadores que quedaron eliminados en esa ronda, sino con todo el pueblo vallenato y qué decir para las nuevas generaciones del verso en cuyas memorias quedará la confusión de cómo se construye una décima.

Aquí queda la sensación de que la Junta Directiva del Festival no tiene un criterio claro para la escogencia del jurado, o tal vez, son jurados que no saben ni tienen idea de qué es un verso vallenato ni una décima, o son unos tramposos que clasifican por compadrazgos o por dinero, no hay otra explicación.

Quiero despedir esta nota dejando la columna’ para construir una décima bien formada en la que tenemos que tener en cuenta, que en términos del folclor refiriéndonos al final de cada frase que primera se amarra con cuarta y quinta, segunda se amarra con tercera. Sexta se amarra con sétima y décima y octava con novena.

Aquí un ejemplo:

Yo soy el que represento (Primera se amarra con cuarta y quinta)

Al costeño en Bogotá (Segunda se amarra con tercera)

Que se vino a trabajá (Tercera)

Pa´ mejorá el presupuesto (Cuarta)

Como lo hace un hombre honesto (Quinta)

Honrado y trabajador (Sexta se amarra con sétima y décima)

Que al compás de un acordeón (Séptima)

En una forma sencilla (Octava se amarra con novena)

Hoy recuerda a su familia (Novena)

Por ser noble y soñador (Décima)

Deja tú opinión aquí

Comenta con Facebook

Contactos

Judiciales

Estadísticas

  • 259Página de inicio:
  • 636188Total de lecturas:
  • 163Lecturas hoy:
  • 256Lecturas ayer:
  • 528559Total de visitas:
  • 137Visitantes hoy:
  • 187Visitantes ayer:
  • 1403La semana anterior:
  • 2179Visitantes por mes:
  • 181Visitantes por día:
  • 1Visitantes conectados:
  • febrero 15, 2017El contador comenzó el: